Image default

Amenazó a su ex mientras hacía el gesto de cortarle el cuello:“Cuídate, porque no me importa si mis hijos quedan sin madre”

La víctima de 41 años relató en la dependencia policial el calvario que vivió con su pareja durante los 14 años de relación. La mujer y el hombre tienen cuatro hijos menores de edad en común.

Un calvario. Así definió Carmen Natalia B. (41) los 14 años de relación con Ramón Eduardo O. (39) en un domicilio del barrio San Isidro de Posadas y con quien tiene cuatro hijos en común, todos ellos menores de edad, de entre 7 y 15 años.

Según la denuncia policial radicada en la Comisaría Décimo Quinta a la que tuvo acceso este medio, Carmen relató que “a lo largo de la relación, él siempre fue una persona muy agresiva, muy alcohólico y drogadicto, cuando discutíamos se autolesionada, me agredía físicamente, atentaba contra la integridad física de mis hijos y también dañaba todas las cosas en la casa”.

Por esas razones, la víctima lo denunció en varias oportunidades. La última denuncia que pesaba sobre Ramón Eduardo era de fecha 12 de Julio del corriente año, radicada en la Comisaria de la Mujer Zona Centro.

Luego de la misma, el Juez de Violencia Familiar Uno de la capital provincial, ordenó la medida cautelar de prohibición de acceso y acercamiento de su ex pareja hacia ella, por el término de seis meses, cuya disposición fue notifica a la denunciante pero se desconoce si se le fue entregada al agresor.

Este martes por la tarde, siendo cerca de las 19:15 horas, la víctima se encontraba en su domicilio cuando su ex pasó por el frente de la vivienda en circunstancias amenazantes.

Siempre según la denuncia, a bordo de un vehículo marca Renault Kangoo de color blanco, propiedad del patrón del victimario, bajó la ventanilla y le manifestó, “Que vos estás haciendo trola de mierda, así te voy a hacer a vos cuando salgas a la calle, ya te voy a encontrar por ahí, yo sé donde vos andas, cuídate porque no me importa si mis hijos quedan sin madre”.

Acompañaba estas amenazas de muerte con gesticulaciones con el dedo cortándose el cuello. Posteriormente, se retiró del lugar. Ante el hecho ocurrido, la víctima aseguró temer por su integridad física y la de sus hijos.