Image default

Atletas universitarias que ganan millones en las redes sociales con fotos sensuales: una tendencia que preocupa 

Algunas deportistas ganan sumas de hasta siete cifras. Críticas de quienes temen que la construcción de su imagen sea regresiva.

Olivia Dunne es una gimnasta del equipo femenino artístico de Louisiana State. Fue all-american en su primer año y entró en el cuadro de honor de la Conferencia del Sureste como alumna de segundo año de estudios interdisciplinarios.

En vísperas del comienzo de su temporada junior, Dunne también está a la vanguardia de un movimiento que sacude los viejos cimientos del deporte universitario: una estudiante atleta que gana dinero gracias a la aprobación en 2021 de nuevas normas que permiten a los atletas universitarios firmar acuerdos de nombre, imagen y semejanza, o N.I.L.

Dunne, de 20 años, no quiere dar detalles sobre sus ganancias, que al menos un analista de la industria proyecta que superarán los 2 millones de dólares durante el próximo año. “Siete cifras”, dijo. “Es algo de lo que estoy orgullosa. Sobre todo porque soy una mujer en el deporte universitario”. Y añadió: “No hay ligas profesionales para la mayoría de los deportes femeninos después de la universidad”.

Dunne, una rubia con una sonrisa brillante y un físico tonificado de gimnasta, gana una cantidad asombrosa publicando para sus 8 millones de seguidores en Internet en Instagram y TikTok, plataformas en las que intercala contenido patrocinado modelando vaqueros de American Eagle Outfitters y ropa deportiva de Vuori junto con vídeos de ella interpretando bailes de moda.

Las gemelas Hanna y Halley Cavinder son figuras del básquetbol
Las gemelas Hanna y Halley Cavinder son figuras del básquetbolInstagram

Para Dunne, y para muchas otras atletas de su generación, ser cándidas y coquetas y mostrar sus cuerpos de forma que enfaticen las nociones tradicionales de la belleza femenina en las redes sociales es algo que empodera. “Se trata de mostrar tanto o tan poco como quieras”, dice Dunne sobre su imagen en Internet.

Las normas de compensación y promoción de los deportistas han cambiado las reglas del juego para las mujeres universitarias, en particular las que compiten en lo que se conoce como deportes no lucrativos, como la gimnasia.

Sin duda, los jugadores de fútbol masculino han obtenido cerca de la mitad de las compensaciones globales, cuyo valor se estima en al menos 500 millones de dólares. Se les paga por todo, desde la venta de camisetas hasta las apariciones públicas.

Las mujeres se mantienen más que firmes en sus ingresos gracias, en gran medida, a su popularidad en las redes sociales. Además de Dunne, otras estudiantes deportistas se han hecho millonarias gracias a las normas de la NFL, como Haley y Hanna Cavinder, gemelas que juegan al básquetbol universitario en Miami; Sunisa Lee, gimnasta de Auburn y medalla de oro olímpica en los Juegos de Tokio, y Paige Bueckers y Azzi Fudd, estrellas del básquetbol en Connecticut.

Paige Bueckers, otras de las estrellas del baloncesto universitario que gana popularidad en las redes
Paige Bueckers, otras de las estrellas del baloncesto universitario que gana popularidad en las redesInstagram

Pero la nueva avalancha de dinero -y la forma en que muchas atletas femeninas lo están consiguiendo- molesta a algunos que han luchado por un trato equitativo en el deporte femenino y dicen que premia la tradicional deseabilidad femenina por encima de la excelencia atlética. Y aunque las atletas con las que hablé dijeron que decidían conscientemente si querían realzar o restar importancia a su sexualidad, algunos observadores dicen que el mercado está dictando esa elección.

Andrea Geurin, investigadora de negocios deportivos en la Universidad de Loughborough (Inglaterra), estudió a las atletas que intentaban llegar a los Juegos Olímpicos de Río en 2016, muchas de ellas universitarias estadounidenses. “Uno de los grandes temas que salieron a la luz es la presión que sentían para publicar fotos sugerentes o sexys de sí mismas” en las redes sociales, dijo Geurin.

Señaló que algunas de las atletas habían decidido que no valía la pena hacer públicas esas imágenes, mientras que otras habían descubierto que era una de las principales formas de aumentar su popularidad en Internet y su poder de ganancia.

Si se recorren las publicaciones en las redes sociales de las atletas universitarias de todo Estados Unidos, se encontrará que una línea significativa en muchas de las cuentas de las mujeres es la noción bien probada de que la sensualidad vende. Las publicaciones funcionan bien, y el mercado lo respalda.

Olivia Dunne en plena competencia de gimnasia artística
Olivia Dunne en plena competencia de gimnasia artísticaInstagram

Tara VanDerveer, de Stanford, la entrenadora más exitosa del básquetbol universitario femenino, considera que la parte de la revolución de la N.I.L. que se centra en la belleza es regresiva para las atletas. VanDerveer comenzó a entrenar en 1978 y dijo que la tecnología estaba manteniendo viejas nociones sexistas. “Supongo que a veces tenemos este péndulo oscilante, en el que quizás damos dos pasos hacia adelante, y luego damos un paso atrás. Estamos luchando por todas las oportunidades de competir, de jugar, de tener recursos, de tener instalaciones, de tener entrenadores y todo lo que conlleva el atletismo de calibre olímpico”.

“Esto es un paso atrás”, añadió.

La raza no puede ser ignorada como parte de la dinámica. La mayoría de las mujeres con más éxito en el mundo del dinero son blancas. Tampoco se puede ignorar la orientación sexual. Pocas de las que más ganan se identifican abiertamente como homosexuales, y muchas publican imágenes sugestivas de sí mismas que parecen atender a la mirada masculina.

Aparte de las audiencias masivas de Internet, nada de esto es totalmente nuevo. La tensión entre la imagen corporal, la femeneidad y el deseo de ser tomadas en serio como atletas ha sido parte del trato para las atletas femeninas durante generaciones.

Las gemelas Haley y Hanna Cavinder son atracción del básquetbol en Miami
Las gemelas Haley y Hanna Cavinder son atracción del básquetbol en MiamiInstagram

Podemos remontarnos unos 70 años atrás, como ejemplo, a la época de la tenista “Gorgeous” Gussie Moran, que se hizo famosa tanto por sus trajes ceñidos al cuerpo y su ropa interior de encaje como por su tenis. En la década de los 90, la patinadora artística Katarina Witt, ganadora de dos medallas de oro en los Juegos Olímpicos, fue modelo de portada de Playboy, y no es la única atleta femenina que aparece en reportajes fotográficos arriesgados.

Pensemos en la edición de trajes de baño de Sports Illustrated o en el Body Issue de ESPN The Magazine, en los que las ingeniosas fotos de atletas desnudos han enganchado a un público mayoritariamente masculino durante años. Pero esas representaciones también siguen atrayendo a las atletas, que ven en esas fotos una oportunidad de promover la positividad corporal, de sentirse audazmente seguras de su físico, que han perfeccionado con mucho esfuerzo, o de desafiar las normas sobre la femeneidad.

Las atletas universitarias están aprovechando las múltiples formas de presentarse a sí mismas, pero siempre teniendo cuidado con la tendencia de la sociedad a la objetividad.

Haley Jones, una All-America de Stanford y candidata al premio al mejor jugador del año, dijo que no quería exagerar su atractivo sexual. Sus ingresos por publicidad se basan en una imagen en las redes sociales que la presenta como una estudiante-atleta desenfadada, sin un tono abiertamente provocativo. “No publico fotos en bikini”, dijo en una entrevista reciente. “No porque no quiera mostrar mi cuerpo. Es porque ese no es el tipo de contenido top topic que quiero publicar, y mi audiencia no busca eso para mí”. Bienvenidos al mundo de Haley Jones, Inc.

Jones, una de las pocas atletas universitarias negras consideradas como una de las principales fuentes de ingresos, ha aprendido a deconstruir rápidamente los pros y los contras de la nueva era de la comercialización. Tiene patrocinios con Nike, Beats by Dre, SoFi y Uncle Funky’s Daughter, un producto para el cuidado del cabello de las mujeres con pelo rizado, entre otras empresas. Rishi Daulat, su agente, dijo que Jones había ganado más de seis cifras desde que se aprobó la legislación de la N.I.L., pero se negó a dar una cifra concreta.

Olivia Dunne ganará una suma de siete cifras a partir de sus posteos en las redes
Olivia Dunne ganará una suma de siete cifras a partir de sus posteos en las redesInstagram

Jones se apresuró a señalar que las deportistas pueden optar por no participar en las redes sociales y perder los mayores beneficios. O pueden participar, ganar dinero, centrarse en los aficionados que las apoyan y contener la respiración con una especie de resignación sobre la franja de reacciones en línea -a menudo comentarios lascivos y sexualizados en sus plataformas de medios sociales- que muestran hasta qué punto se las cosifica.

“Puedes salir a la calle con un pantalón deportivo y un buzo, y te sexualizarán. Puedo estar en un podcast, y puede ser sólo mi voz, y me enfrentaré a lo mismo. Así que creo que estará ahí, no importa lo que hagas o cómo te presentes. Esta es la sociedad en la que vivimos”, añadió Jones.

Por Kurt Streeter-La Nación