Image default

Filmaron a una docente robando: su familia asegura que sufre cleptomanía

La mujer fue increpada y grabada por personal del supermercado donde fue captada in fraganti. Sin embargo, al difundirse las imágenes, la familia compartió un certificado, que señalaba: “No se trata de una ladrona sino de una persona enferma”.

Una docente fue filmada e increpada por los empleados de un supermercado en Puerto Iguazú, Misiones, por robar mercadería. Sin embargo, al viralizarse el video, la familia de la mujer señaló que está bajo tratamiento psicológico por un posible diagnóstico de cleptomanía.

En la grabación se puede ver que, al llegar a la caja, la maestra es acusada por los trabajadores del lugar, quienes le dicen que muestre su cartera. La mujer se niega, pero le advierten que está todo filmado. “Una docente. No, perdón nada. Usted está educando a nuestro hijo, tiene que dar el ejemplo”.

La docente intenta regresar hacia las góndolas para devolver los productos, pero le exigen que lo haga adelante de ellos. “Venga acá y descargue todo lo que tiene”, se escucha decir a unos de los hombres. La mujer pide perdón en reiteradas ocasiones. “No, perdón nada. No puede ser. Vacíe la cartera acá”, le dicen.

En ese momento, la maestra saca del bolso galletitas, un paquete de polenta, puré de tomate, un detergente, insecticidas en aerosol y otros productos. Finalmente, paga un litro de lavandina y un paquete de arroz , con los que había llegado hasta el cajero para simular una compra.

El propietario y el encargado del supermercado descubrieron que la mujer estaba comportándose de manera sospechosa entre las góndolas del supermercado y observaron que, tras varios intentos, guardó varios productos en su bolso. Por eso, al momento de llegar al caja, decidieron increparla.

Se desconoce si el dueño del supermercado realizó la denuncia, pero se supo desde el entorno familiar de la mujer que la docente está bajo terapia psicológica por un posible diagnóstico de cleptomanía.

En ese contexto, sus parientes mostraron un certificado médico que decía: “No se trata de una ladrona, sino de una persona enferma que está bajo tratamiento”.