Image default
Interés General

Cómo sigue la búsqueda de Guadalupe Lucero: pierde fuerza la teoría del ajuste de cuentas y suman un robot submarino al operativo

El caso de Guadalupe Lucero en San Luis “es el más difícil” que le tocó enfrentar al Sistema Federal de Búsqueda (SIFEBU). El equipo liderado por Leticia Risco, reconocido por haber hallado el cuerpo de Luciano Arruga, no logra dar con el paradero de la nena de 5 años desaparecida el 4 de junio en el Barrio 544 viviendas.

En tanto, a casi dos meses de la desaparición, los 400 efectivos en el territorio “mantienen el esfuerzo aunque ya no se ven grandes operativos de rastrillajes o allanamientos”, detallaron fuentes de la investigación que, en las últimas horas, sumó buzos salvamentistas de la Armada, un robot submarino y un georradar.

En este momento, la investigación -a cargo del juez de Instrucción Penal N°2, Ariel Parrillis- se centra en la denominada “zona 0″, conformada por el dique San Felipe y en el barrio donde vive la familia de Guadalupe.

Además, el Ministerio de Seguridad a cargo de Sabina Frederic, conformó un Centro Operativo de Emergencia (COE) en el que se reúne la información de las fuerzas federales afectadas al caso. En cuanto a las hipótesis, todas se mantienen abiertas y no hay ninguna que se imponga sobre otra. No solo la ubicación de Guadalupe sigue siendo un misterio, sino también el motivo por el que se la llevaron, aunque pierde fuerzas el ajuste de cuentas relacionado a la familia de la nena.

El equipo enviado por la Armada está conformado por ocho buzos. Su propósito “es dar apoyo a la Policía de la provincia de San Luis con un vehículo remoto submarino de búsqueda y localización, que puede revisar puntos de interés de acceso complicado, con lo que reducimos el riesgo humano”, detalló el líder del grupo, el teniente de navío Federico Maximiliano Sturba, a El Diario de la República.

“El uso submarino acelerará la búsqueda en los diques y espejos de agua y permitirá acercarse a puntos riesgosos como los murallones y dejar al elemento humano para tareas más específicas”, agregó Rafael Godoy, jefe de los Bomberos de San Luis.

Por último, el georradar, un instrumento geofísico con apariencia de una cortadora de pasto, permitirá a los investigadores detectar si hubo movimientos por debajo del nivel del suelo.

En tanto, continúa en vigencia la denominada “Alerta Sofia”, renovada cada 24 horas, y la recompensa de 2 millones de pesos que ofrece el Gobierno para quien aporte datos certeros sobre el posible paradero de la nena que fue vista por última vez cuando jugaba con otros chicos en la calle, durante un cumpleaños.

Guadalupe es tez trigueña, tiene cabello lacio, por debajo de los hombros, un lunar en la mejilla izquierda, y al momento de su desaparición vestía una campera parca negra con capucha, buzo rosa y llevaba botas negras. Cualquier dato, comunicarse al 0800-333-5500.

Por Cecilia Di Lodovico- TN

Leave a Comment