Image default
Internacionales Las más leidas

Renunció el vicepresidente de Paraguay luego de que Estados Unidos lo acusara de “significativamente corrupto”

Hugo Velázquez también se bajó de su candidatura presidencial por el Partido Colorado. La movida favorece a su rival Santi Peña.

El vicepresidente de Paraguay, Hugo Velázquez, renunció a su cargo y a su candidatura presidencial luego de que Estados Unidos lo incluyera en una lista de dirigentes “significativamente corruptos”.

Este viernes el embajador estadounidense en Asunción, Marc Ostfield, informó que Estados Unidos incluyó a Velázquez en la lista de paraguayos considerados “significativamente corruptos”, lo que implica la prohibición de por vida para ingresar a EEUU y el bloqueo de los fondos. Hace algunas semanas, Wahington tomó la misma represalia contra el ex presidente Horacio Cartes.

La decisión favorece la candidatura del rival de Velázquez, el ex ministro de Economía, Santiago “Santi” Peña, un dirigente formado en los Estados Unidos. Peña es el candidato de Cartes que le financia la campaña. Cartes está enfrentado al presidente Mario Abdo que postulaba como sucesor a Velázquez. Se observa así una compleja intervención movida política de Estados Unidos que primero golpeó a Cartes y después facilita el camino al poder de Peña. Acaso busca impulsarlo a la Presidencia al mismo tiempo que alejarlo de su mentor.

A pedido del vicepresidente, (el ex fiscal, Juan Carlos) Duarte ofreció un soborno de más de un millón de dólares americanos a un funcionario público. Esto se hizo para obstruir una investigación que amenazaba al vicepresidente y sus intereses financieros.

La medida fue dispuesta por el secretario de Estado, Antony Blinken, quien acusa a Velázquez de participar “en actos de corrupción incluido el soborno a un funcionario publico y la injerencia en los procesos públicos”. El embajador aseguró que el vice paraguayo obstruyó una investigación en su contra.

Se trata de una decisión que afecta también a la esposa e hijos de Velázquez y a un colaborador muy cercano, el ex fiscal Juan Carlos Duarte. “A pedido del vicepresidente, Duarte ofreció un soborno de más de un millón de dólares americanos a un funcionario público, un acto consistente con un patrón aparente de actividad corrupta compartida. Esto se hizo para obstruir una investigación que amenazaba al vicepresidente y sus intereses financieros”, dijo Ostfield.

En su primera reacción, Velázquez anunció su renuncia al cargo y la candidatura y cuestionó la acusación del embajador. “Fue muy volátil la denuncia de un supuesto soborno, no sé si hay causa penal. No tengo idea de la acusación”, declaró el ahora ex vicepresidente.

Se trata de una noticia de altísimo impacto político en Paraguay, pensando sobre todo en las elecciones presidenciales del año próximo. Velázquez se había lanzado a la presidencia y contaba con el apoyo del presidente Mario Abdo Benítez, que no esperó ni un minuto en despegarse de su vice. Apenas aterrizó en Asunción de un viaje al interior del país (ver video) se encargó de subrayar que “Estados Unidos es un país aliado y amigo del Paraguay” y dijo que la renuncia de su vice fue lo correcto porque su situación “era insostenible”.

Ahora, en el oficialismo paraguayo ya empezaron a trabajar en la búsqueda de un nuevo candidato y, según informaron a LPO fuentes al tanto de las internas del Partido Colorado, los nombres que pican en punta son los de los ministros de Industria, Luis Castiglioni; el de Obras Públicas, Arnoldo Wiens y del empresario Luis Pettengill. 

En el oficialismo paraguayo ya empezaron a trabajar en la búsqueda de un nuevo candidato y, según supo LPO, los nombres que pican en punta son los de los ministros de Industria, Luis Castiglioni, el de Obras Públicas, Arnoldo Wiens y del empresario Luis Pettengill.

Pero la caída de Velázquez posiciona como favorito a “Santi” Peña que ya venía liderando las encuestas para las internas del Partido Colorado, previstas para noviembre de este año. La pregunta que inquieta la política paraguaya es porque Estados Unidos lanzó una ofensiva tan fuerte sobre determinados líderes del Partido Colorado justo cuando se entra en etapa de definiciones.

Fuentes del Partido Colorado consultadas por LPO aseguraron que “el Partido Colorado puede seguir ganando elecciones, pero está infectado de corrupción, y la corrupción hoy tiene vínculos con el terrorismo, y el terrorismo es intolerable para EEUU. Tolera y maneja a su conveniencia el narcotráfico, armatráfico, etc., pero no terrorismo”. 

“EEUU invirtió más de 200 millones de dólares para la refacción de su embajada en Asunción. La presunción es que desde esta sede hará un monitoreo estricto de la Triple Frontera y la región”, agregaron las fuentes. Paraguay es una posición estratégica para Estados Unidos que, por ejemplo, tiene en Asunción la sede de la CIAS más grande de la región.

Otra fuente que sigue de cerca el accionar de los colorados agregó a LPO que “Velasquez ya tenía reportes cuando era fiscal en Ciudad del Este y funcionaba como el ave mas oscura del oficialismo. Él estaba siendo criticado muy fuerte por el cartismo pero también se observó en el último tiempo una sutil distancia del presidente Abdo a la candidatura”. En efecto, LPO reveló sus presuntos vínculos con el Hezbollah.

El ex vicepresidente Velázquez era investigado por sus presuntos vínculos con el Hezbollah. EEUU invirtió más de 200 millones de dólares en su embajada en Asunción. La presunción es que desde esta sede hará un monitoreo estricto de la Triple Frontera y la región.

 La irrupción de Estados Unidos detonando el proceso interno lleva por estas horas a todo tipo de lecturas en el Partido Colorado y no se descarta un acuerdo entre Abdo y Cartes. “El único camino es pactar con las fichas fuertes: Abdo en la presidencia del partido y Santi Peña como candidato a  la presidencia”, evaluó una de las fuentes consultadas, que destacó “Peña forma parte del Wilson Center dirigido por un parlamentario que estuvo la semana pasada en Asunción y forma parte del ala dura del trumpismo”.

Para esta fuente, se generaron condiciones para el pacto de Abdo y Cartes y eso irá configurando un discurso que acaso le permita al Partido Colorado contener la idea que es un partido gobernado por el crimen organizado. Frente a esto la oposición se reunió en un inédito acuerdo llamado Concertación, que también contaría con el visto bueno de Estados Unidos, según comentaron a LPO fuentes de ese sector.

Según esta visión, las dos lineas que eventualmente podrían competir por la presidencia, Santiago Peña por los colorados y Efrain Alegre y Soldad Acuña (candidata independiente que se perfila para compañera de fórmula de Alegre) por la opositora Concertación, son dos duplas muy afines a los intereses de EEUU, quien podría arbitrar así el proceso electoral y al partido de Gobierno. “Es una intervención política pactada y de transición”, enfatizó la fuente consultada.

Para esta fuente, la ruptura entre Washington y el Partido Colorado se produce con el giro de Cartes durante los últimos años de su gobierno: “El entra con fuerte apoyo pero sale con tensiones por el caso de Assad Ahmad Barakat, acusado de liderar una organización en la triple frontera entre Brasil, Paraguay y Argentina dedicada al blanqueo de capitales y que ofrece financiación a Hezbollah”. 

“Entre 2016 y 2017, hay un giro en la administración del grupo Cartes, con controles y movimientos extraños de las cuentas, el avance en la triple frontera de secreteos vinculados a Hezbollah. En ese contexto, Barakat consigue la ciudadania por gestión de Cartes”, detalló la fuente consultada. 

 Un punto importante que agrega esta fuente es que “los cuadros más pro-americanos del Partido Colorado empiezan a moverse por fuera del partido y se cortan solos dentro de la orbita de Patria Querida, el Partido Liberal o independientes. Figuras como Martin Bur y Soledad Acula que construyen un tejidos con Estados Unidos desde la oposición”. 

Estados Unidos busca garantizar sus intereses geopolíticos tras la caída de Colombia en manos de Petro. Sostener un frente único por agenda en el Partido Colorado y demostrar su poder, particularmente en lo que respecta al relacionamiento con China, obstaculizar la cooptación con el giro a la izquierda de Brasil y el control en la Triple Frontera.

Por último, esta fuente afirmó que Abdo es estratégico para EEUU y la legitimidad que ganó con Trump continúa con Biden gracias a su alineamiento en los foros regionales y el compromiso asumido contra el lavado de dinero. 

“Lo que quiere Estados Unidos es garantizar sus intereses geopolíticos tras la caída de Colombia en manos de Petro. Sostener un frente único por agenda en el Partido Colorado y demostrar su poder en lo que respecta al relacionamiento con China, obstaculizar la cooptación con el giro a la izquierda de Brasil y asegurar el control en la Triple Frontera. Y que sea que ganen los colorados o la Concertación, Estados Unidos busca garantizar esa hoja de ruta”, concluyó la fuente consultada.

Leave a Comment