Misiones Para Todos

James McCartney y Sean Lennon se unieron en “Primrose Hill”: “Estamos poniendo las cosas en marcha”

Los hijos de los dos legendarios miembros de los Beatles lanzaron su colaboración.

James McCartney, hijo de Paul McCartney, volvió a la actividad musical. En las últimas horas, publicó el tema “Primrose Hill” que compuso junto a Sean Lennon, hijo menor del recordado músico y Yoko Ono.

“¡‘Primrose Hill’ ya salió! Hoy estoy muy emocionado de compartir mi última canción coescrita por mi buen amigo Sean Ono Lennon”. Con este lanzamiento siento que realmente estamos poniendo las cosas en marcha y estoy muy emocionado de seguir compartiendo música con ustedes”, describió en un posteo en sus redes sociales que acompañó con una foto donde aparece los dos hijos de los integrantes de los Beatles.

El propio Paul McCartney se sumó a la noticia con un mensaje en sus redes. “Mi hijo James tiene una nueva canción llamada ‘Primrose Hill’. ¡La tienen que escuchar!: mucho amor para Sean Ono Lennon, quien coescribió la canción”.

Sean y James, juntos (Instagram de James McCartney).
Sean y James, juntos (Instagram de James McCartney).

James explicó cómo nació el tema “Primrose Hill”

“Tuve una visión cuando era niño en Escocia, en lo que era un hermoso día de verano. Al soltarme, vi en mi mente a mi verdadero amor y salvador. ‘Primrose Hill’ se trata de ponerme manos a la obra y encontrar a esta persona”, describió James. En febrero, el hijo de Paul publicó “Beautiful”, que marcó su regreso a la música desde 2016, con el disco The Blackberry Train.

El mensaje de Paul McCartney sobre la canción que grabó su hijo junto al de John Lennon (Foto: Facebook).
El mensaje de Paul McCartney sobre la canción que grabó su hijo junto al de John Lennon (Foto: Facebook).

James McCartney: “Tengo una gran relación con mi padre y disfruto al trabajar con él”

Available Light fue el primer material que se conoció del hijo del legendario artista. Un EP con cuatro canciones de su autoría más el clásico de Neil Young, “Old Man”. El joven McCartney sintió la influencia de grandes nombres como los Beatles (obviamente), Nirvana y Radiohead, entre otros, a la hora de darle vida a estas canciones. Experimentó mucho en el estudio y contó con la producción de David kahne y, por supuesto, de su padre.

“La idea fue de componer canciones y de disfrutar el momento de la grabación. Salió todo muy bien y la pasé excelente en el estudio. Fue muy entretenido”, sostuvo en una entrevista con La Viola, en septiembre de 2014.

McCartney no tiene un lugar elegido para la creación. Busca estar preparado para cuando el momento se le presente. “Distintas cosas que suceden me llevan a componer. Temas como la espiritualidad y el amor son influencias que encuentro. Me interesa escuchar a otros artistas y sentirme influenciado por su mensaje”.

La música estuvo presente desde el primer minuto de su vida. Una gran cantidad de discos escuchados y la posibilidad de acceder a cierta información privilegiada. “Recuerdo que Paul Weller fue uno de los primeros artistas que escuché. Del material de mi padre tengo muy presente Abbey Road”.

Somos una familia muy normal

James llegó al mundo el 12 de septiembre de 1977, en Londres, dos meses antes de la salida del gran éxito de Paul junto a Wings, “Mull Of Kintyre” – una canción dedicada a la región costera de Escocia donde la familia McCartney vivió a principio de los ´70. En pleno estallido punk, el tema se colocó en lo más alto de los charts británicos.

El sorpresivo asesinato de John Lennon – en diciembre de 1980- sacudió a Paul. Le costó mucho reponerse de la dura pérdida. Sus primeros pasos fueron darle prioridad a su familia y dedicarse a disfrutar de sus hijos: “Recuerdo esa etapa con cariño, recibíamos mucho amor e influencias todo el tiempo por parte de nuestros padres. Fue una gran fuente de inspiración donde también recuerdo que le dedicaba el tiempo a mi tarea para la escuela”.

Desde pequeño se diferenció del resto de sus hermanas. Un fanático del surf y los deportes náuticos que lo llevó a vivir momentos muy difíciles. En una oportunidad tuvo que ser rescatado de emergencia. Pero siempre trató de llevar un perfil bajo, de no llamar la atención. “Un muchacho de voz suave que hacía todo lo que estuviera en sus manos para ocultar su famoso apellido cuando salía al mundo”, lo definió el escritor Peter Ames Carlin.

Algunas personas cercanas a la familia reconocen que James tiene mucho de su madre, la recordada Linda McCartney, en el trato cordial y en su sensibilidad especial.

Toco con Paul

James puede tocar distintos instrumentos como la guitarra, teclados y batería. Una gran satisfacción sintió al trabajar junto a su padre en el disco Flaming Pie (1997). Aquel material, que contó con la producción de Jeff Lynne y el aporte de distintos músicos como Steve Miller en guitarra y Ringo Starr en batería, tiene su solo de viola en el tema “Heaven on a Sunday”. También colaboró en el disco Driving Rain del ex Beatle.

“Todo lo que hice en ese disco me gustó mucho. Tengo una gran relación con mi padre, la pasamos muy bien cuando estamos juntos”, concluyó en aquella charla.