Misiones Para Todos

Kompania Bello, la mafia albanesa cuyos tentáculos llegaron a América Latina

Dritan Rexhepi, uno de los líderes del grupo criminal de los Balcanes, cumplió siete años de prisión en Ecuador, país que funciona como base de operaciones para el envío de droga hacia Europa. Luego se perdió su rastro, hasta que fue detenido en Turquía a fines de 2023. ¿Qué es la Kompania Bello y cómo opera en este millonario mercado ilegal?

No tan expuestos en los grandes medios como los Cárteles mexicanos, las bandas criminales colombianas y la mafia italiana, los grupos criminales albaneses se muestran cada vez más activos en el negocio del narcotráfico y lo hacen desde América Latina.

Una de sus principales bases de operaciones es Ecuador, desde donde, según los expertos, negocian sus acuerdos con proveedores colombianos y con redes de distribución y lavado de dinero locales.

Dritan Rexhepi, conocido como en Ecuador como el “zar de la cocaína”, fue detenido en Turquía en noviembre de 2023.

De acuerdo con información del sitio Balkan Insight, la Kompania Bello es una federación formada por 14 clanes criminales albanesas involucradas en el tráfico de estupefacientes desde nuestra región hacia el mercado europeo. Sus ramificaciones llegan a los Países Bajos, Bélgica e Italia, desde donde ingresan la droga y la distribuyen en otros países del Viejo Continente.

Fuga y detención del “zar de la cocaína”

En noviembre de 2023, la Policía turca capturó en Estambul a uno de los máximos líderes de la Kompania BelloDritan Rexhepi, conocido como el “zar de la cocaína”. Este poderoso líder criminal, de 43 años, había cumplido parcialmente una condena que le impuso la Justicia ecuatoriana en las prisiones de Guayaquil y Latacunga, entre 2014 y 2021.

Entre 2019 y 2022, se incautaron 3400 kilos de cocaína que habían sido enviados a Europa por la mafia albanesa.

Posteriormente, mientras se encontraba en régimen de libertad vigilada y sometido a un supuesto tratamiento médico, se perdieron sus rastros en el país sudamericano. Recién se supo de él al momento de su detención en Turquía. Se sospecha de la connivencia de los jueces y funcionarios del sistema penitenciario ecuatoriano, que habrían favorecido su fuga.

Rexhepi era buscado en todo el mundo y sobre él pesaba una “alerta roja de Interpol. Ya había sido condenado “en ausencia” a 25 años de prisión en Albania por “asesinato premeditado de un policía y posesión de armas de guerra”. Y también se lo acusaba de haber orquestado el secuestro de un ciudadano albanés en 2020, en represalia por un supuesto robo de un cargamento de cocaína procedente de América Latina.

La marca de la Kompania Bello en uno de los “ladrillos” de cocaína incautados por las autoridades policiales.

La Operación Pampa, entre Ecuador y España

En febrero de este año, en el marco de la denominada “Operación Pampa”, acción coordinada de las fuerzas policiales de Ecuador y España, se llevaron a cabo 57 allanamientos en ambos países y se detuvo a 32 personas, de las cuales 13 estaban en España, 18 en Ecuador y una en el Reino Unido.

Según información de las autoridades ecuatorianas, la organización criminal se dedicaba al tráfico internacional de cocaína a través de contenedores de fruta, y blanqueaba el dinero de la droga utilizando un complejo entramado empresarial. Al frente de esta organización estaría el ciudadano albanés Dritan Gjika, prófugo de la Justicia ecuatoriana.

La organización criminal albanesa “contaminaba” los contenedores que partían del puerto de Guayaquil hacia Europa.

Según un informe del Ministerio de Hacienda de Ecuador, la organización usaba diversos métodos para enviar el estupefaciente. A partir de una incautación de más de 1000 kilos de cocaína en los Países Bajos, que tuvo lugar en 2020, habrían comenzado a “contaminar” contenedores y realizar pequeños envíos de entre 15 y 40 kilos de cocaína. Operaban a través del puerto de Guayaquil y recibían la droga desde Colombia.

Las investigaciones acreditaron el envío de la droga con destino a los Países Bajos, Bélgica, Rusia, Rumania, Albania y España. Entre 2019 y 2022, se incautaron 3400 kilogramos de cocaína procedentes de este emporio criminal. En Ecuador y España tenía lugar el blanqueo del dinero procedente de esas operaciones.


Por Mariano Roca-DEF