Misiones Para Todos

La basquetbolista Paulina Ojeda por su récord nacional: “Mi sueño es vestir la celeste y blanca”

La joven basquetbolista Paulina Ojeda, quien alcanzó un notable récord nacional, fue reconocida por la Legislatura de Misiones y expresó su máximo sueño deportito: vestir la camiseta de la selección Argentina y representar al país. Ojeda, integrante del Club El Coatí de Eldorado, fue declarada de interés provincial por su destacado desempeño deportivo y su inspirador logro al conseguir anotar 93 puntos en un partido, récord a nivel nacional.

Paulina Ojeda, conocida por su impresionante actuación en un partido reciente donde anotó casi 100 puntos, fue recibida calurosamente por los miembros del Parlamento Misionero. “Es un honor para nosotros reconocer a Paulina por su increíble logro y por llevar el nombre de Misiones a nivel nacional”, expresó el presidente Herrera Ahuad.

Ojeda compartió sus emociones tras el histórico partido. “Ese partido estuvo muy peleado, fue complicado al principio, pero lo pudimos controlar bien”, relató. Además, confesó su sorpresa por la repercusión que tuvo tanto a nivel provincial como nacional. “Me sorprendió mucho. Al día siguiente, fui a la escuela y cuando volví, mi papá me dijo que tenía una entrevista. No sabía de qué se trataba y me puse súper nerviosa”, comentó la joven deportista.
Paulina recordó con cariño cómo comenzó su amor por el básquetbol. “Mi padre me invitó un día a la cancha y me prestó una pelota. Empecé a picar y tirar, aunque no sabía cómo hacerlo. Me gustó mucho y seguí yendo hasta que terminé jugando al básquet”, explicó.

A pesar de su juventud, Paulina tiene claros sus objetivos a futuro en el deporte. “Mi sueño es vestir la celeste y blanca y representar a mi país”, afirmó con determinación. Actualmente, entrena de lunes a viernes, dedicando una hora y media diaria al básquetbol, y continúa esforzándose para mejorar sus habilidades.

El logro de Paulina ha sido celebrado no solo por sus compañeros de equipo sino también por sus profesores y amigos en la escuela. “Mis compañeros me felicitaron, y mi profesora me dio un abrazo y me pidió una foto. Fue muy emocionante”, dijo la joven basquetbolista.

Para Paulina, el deporte es una parte fundamental de su vida. “Sin el deporte, no puede existir casi nada. Es algo que tiene que estar en tu día a día”, destacó. Su dedicación y pasión por el básquetbol son evidentes en cada palabra y acción.

La relación entre Paulina y su padre es especial, especialmente en el ámbito deportivo. Cuando se le preguntó quién ganaría en un mano a mano, Paulina respondió con una sonrisa: “Él, él. Tiene más años de experiencia… por ahora”. La joven dejó claro que su padre es su mayor inspiración y apoyo en su camino deportivo.