Image default

La princesa Ana visitó las Islas Malvinas y envió un claro mensaje a la Argentina por la soberanía

Reino Unido comenzó a negociar la liberación territorial de las Islas Chagos, por lo que aumentaron las expectativas de que también pueda iniciarse una conversación sobre las Islas Malvinas.

La princesa Ana aterrizó el pasado 18 de noviembre en las Islas del Atlántico Sur, en donde colocó una ofrenda floral en el “Monumento de la Liberación” y se reunió con antiguos desminadores. De esta manera, envió un claro mensaje al Gobierno argentino sobre la postura de Reino Unido relacionada con la soberanía. 

En una visita oficial, en medio de las celebraciones en las Islas Malvinas por los 40 años de la “liberación”, tal como ellos recuerdan a la guerra que comenzó el 2 de abril de 1982 y finalizó en junio de ese mismo año. 

Hace unos días, Reino Unido comenzó a negociar la liberación territorial de las islas Chagos, por lo que aumentaron las expectativas de que también pueda iniciarse una conversación sobre las Islas Malvinas. Sin embargo, esta visita real deja clara la postura de Gran Bretaña referida a los territorios del Atlántico Sur. 

La noticia de la llegada de la princesa Ana a la Islas Malvinas fue publicada por la cuenta oficial de Twitter de la familia real británica. La hija de la difunta reina Isabel II estuvo acompañada por su esposo y vicealmirante, Sir Tim Laurence.

La princesa Ana colocó una ofrenda floral en el “Monumento de la Liberación”, que contiene los nombres de los soldados británicos caídos en Malvinas y dialogó con los diseminadores, que fueron los encargados de quitar las minas de los campos tras la guerra. 

Dentro de la agenda de la hermana de Carlos III, se encuentra una reunión con los miembros de la Asamblea Legislativa y algunas recepciones con miembros de la comunidad. Está previsto que, durante este sábado, se haga presentes en escuelas primarias y secundarias de las Islas, así como también visitará sitios de conservación de la flora y la fauna del territorio que fue usurpado por Gran Bretaña.