Image default

Nueve años en prisión tras admitir que abusó de su hija menor

Debido a las amenazas de muerte a su familia y a ella, la víctima recién se animó a denunciar diez años después. La condena se acordó mediante un juicio abreviado en el Tribunal de Oberá. Según contó la denunciante, fue sometida de los 8 a los 12 años en su casa de Campo Grande.

Un hombre admitió en un juicio abreviado que abusó sexualmente de su hija menor y en forma reiterada, tras lo cual acordó con su defensa una pena de nueve años de prisión, señalaron las fuentes.

El acto procesal tuvo lugar en el Tribunal Penal de Oberá, y contó con la presencia del abogado del imputado y de la fiscalía, quienes  acordaron el monto de la condena.

En las últimas horas en tanto,  también fue notificada la querella que representó a la víctima, en este caso la abogada María Cristina Salguero.

El acusado, de 57 años, firmó la resolución, que aún debe ser homologada por los jueces del citado Tribunal, por el delito de “abuso sexual simple agravado por ser cometido por un ascendiente (varios hechos) y abuso sexual con acceso carnal agravado por haber sido cometido por ascendiente”, según consta en el fallo.

En base a la denuncia que inició la investigación policial-judicial, radicada por la misma víctima ya mayor de edad, el pasado 18 de septiembre de 2019 en la comisaría de Campo Grande, puede resumirse en que el involucrado sometió a su hija biológica primero tocando sus partes íntimas en reiteradas oportunidades, entre los 8 y 10 años y posteriormente cuando contaba con 12 años, en fecha que no se puede precisar y aprovechando que la progenitora habría viajado a Buenos Aires, abusó con acceso carnal en su domicilio en Campo Grande, según indicó la elevación a juicio.

Amenazas y frialdad

Por las reiteradas amenazas de muerte, la víctima -actualmente de 25 años- decidió ir a la policía diez años después de lo que tuvo que padecer. Expresó que nunca contó nada por tener miedo que su padre hiciera algo malo a su familia o a ella misma.

Por su parte, la madre de la joven declaró durante la instrucción de la causa que se enteró de los abusos por dichos del acusado. 

Fue un mediodía -meses antes de la denuncia- y cuando estaba en su domicilio con su esposo, en momentos en que miraban la televisión y en las noticias se abordaba el tema del abuso sexual.

El ahora detenido le habría manifestado que “todos los padres son iguales, a lo que la mujer le contestó que “su padre no era así y que jamás le hubiera hecho eso”. Ante esa respuesta, el hombre le habría confesado que “sí había violado a su hija y que ella nunca más podría pisar la casa”, según consta en la elevación.

Fue así que la mujer le manifestó que “entonces ella misma se iría del hogar”, contestándole el encartado que “el camino estaba abierto y que se fuera a la hora que quisiera”.

Luego la amenazó que “si daba aviso a la policía habría represalias contra la familia”.

La mujer reveló que al hablar con su hija ésta le pidió que no radicara aún la denuncia, e igualmente lo hizo con la abuela, porque temía por la seguridad de toda la familia, ya que su padre tenía antecedentes de violencia familiar con uno de sus hermanos, según se explica en la resolución judicial.

Sin embargo fue clave el asesoramiento psicológico que le ofreció la facultad donde asiste la joven, para que finalmente se animara a denunciar los abusos. Desde ese entonces fue asistida legalmente por la querellante. 

Fuente: Primera Edición